En Cusco hay un sinfín de tradiciones a lo largo del año, si visitas la ciudad o sus alrededores es muy probable que te encuentres con una o incluso más festividades de distintos tipos, estas tienen mucho tiempo de antigüedad y son realizadas para preservar la historia del lugar, muchas de estas costumbres vienen de la época incaica, otras son traídas por los conquistadores españoles y una gran mayoría que guarda una mezcla de culturas especialmente de carácter religioso como lo es el Lunes Santo cusqueño.

Señor de los Temblores

En la ciudad de Cusco se venera, una imagen que data del siglo XVI enviada por el rey Felipe II de España, mandado a esculpir con características fuera de lo común de la sociedad española, este Cristo debía de tener facciones que permitiera a los nativos verse a su propia imagen, facilitando su veneración y conversión al cristianismo. La imagen habiendo llegado al Perú y en una parada antes de llegar a la ciudad del Cusco se hizo una parada en el pueblo de Mollepata donde al cabo de unos días el equipo encargado de llevar a la imagen a su destino señaló que la imagen misteriosamente se hizo demasiado pesada, haciendo imposible que se mueva del lugar, los pobladores dijeron que eso significaba que el Cristo quería quedarse en el lugar y esa era su intención para con el pueblo (posteriormente hay versiones que indican que este cuento popular fue una mentira), secretamente se mandó a tallar un Cristo para cumplir el objetivo de llevarlo al Cusco, siendo este el que fue entregado a la Catedral de la ciudad, nombrándolo como el Señor de la Buena Muerte.

El tiempo pasó y esta imagen fue olvidada en su altar hasta el 31 de marzo de 1650, fecha recordada por un singular suceso ya que en la ciudad de Cusco ocurrió un terremoto devastador seguido de varios temblores más ligeros e incluso algunos de la misma intensidad del primero, gran parte de estructuras y todos los templos de la ciudad sufrieron daños severos, los pobladores cusqueños empezaron a sacar en procesión a todas las imágenes religiosas a los que tenían devoción y cariño pero los temblores no cesaban y en la desesperación bajaron de su altar a la imagen del Cristo moreno que había llegado hace casi 80 años, una vez en el atrio de la Catedral los temblores y el terremoto cesó por completo misteriosamente, gracias a este acontecimiento se le empezó a venerar con el nombre del Señor de los Temblores.

Lunes Santo en la modernidad

A la fecha en que este blog es publicado se cumplen 374 años desde el acontecimiento de aquel terremoto que asoló a la ciudad y la sociedad cusqueña sigue venerando a la sagrada imagen del Señor de los Temblores, Patrón Jurado del Cusco.
Esta imagen es llevada en procesión cada Lunes Santo siendo una fecha muy importante para toda la población ya que se le considera como el protector del Cusco, se realiza un recorrido procesional tradicional por una ruta definida en la que se realizan tres bendiciones dirigidas a la ciudad en señal de protección y regocijo para todos aquellos que la habitan.

El Taytacha de los Temblores, llamado así con mucho cariño por el pueblo cusqueño, en su recorrido procesional es cargado en hombros por distintas personas pertenecientes a las delegaciones más importantes de la ciudad siendo un honor llevarlo y acompañarlo a lo largo de su paso por la ciudad, siendo una de las tradiciones más antiguas del Cusco sigue viva hasta hoy demostrando que hasta ahora se mantienen vivas las tradiciones y costumbres.

Guía para viajar por el Perú

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?